martes, 18 de marzo de 2014

¿ TE GUSTA LA SAL ?

La alimentación moderna, basada principalmente en alimentos procesados, contiene cantidades excesivas de sal. En Argentina, el consumo promedio es de 11 gramos de sal diarios por habitante, cuando la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 5 gramos, dado que un consumo mayor aumenta la prevalencia general de la hipertensión, que es el principal factor de riesgo para infartos, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia renal y cardíaca.
"Elegir los alimentos con menos sodio en las etiquetas, evitar agregar sal a las comidas durante la cocción o en la mesa y reemplazarla por otros condimentos, son acciones claves para la prevención de la hipertensión y de otras enfermedades asociadas que afectan la calidad de vida de la gente y ocasionan cuantiosos gastos al sistema de salud", dijo el viceministro de Salud, Jaime Lazovski.
La Semana Mundial por la Sensibilización Sobre la Sal fue instituida en 2005 por la World Action on Salt and Health (WASH), con el objetivo de concientizar a la sociedad en la reducción de su consumo como aporte para la mejora de la salud de la población mundial. Año a año, diversas instituciones públicas y privadas se suman a su conmemoración, que tiene lugar durante la segunda semana de marzo.
se está trabajando en la reglamentación de la Ley de Reducción del Consumo de Sodio, sancionada el año pasado, que va a servir de instrumento para profundizar las políticas que venimos desarrollando a través de la iniciativa Menos Sal Más Vida desde hace varios años"
La normativa, sancionada en noviembre de 2013, plantea la reducción progresiva de la sal contenida en los alimentos procesados hasta alcanzar los valores máximos en cada grupo alimentario, fijados por la cartera sanitaria nacional; regula la fijación de advertencias en los envases sobre los riesgos del consumo en exceso de sal; promueve la eliminación de los saleros en las mesas de los locales gastronómicos; fija el tamaño máximo para los envases en los que se venda sal no superar los 500mg y establece sanciones a los infractores.

 "la reducción poblacional del consumo de sal tiene un gran impacto sanitario, evitando miles de muertes e infartos y reduciendo los gastos que implican al sistema sanitario todo comportamiento que uno haga para reducir el consumo de sal como cocinar con menos sal o no agregarla antes de comer cuando el plato ya está servido, se traduce en una reducción del sodio en la orina, lo que evidencia la importancia de estos comportamientos preventivos en la salud".

Debemos recordar que no solo la sal agregada al alimento debemos cuidar,sino es necesario conocer que la mayoría de los alimentos procesados contienen sodio, y son las salsas, embutidos, conservas, carnes preparadas donde se esconde este enemigo de la salud; y ¿quién no prueba un snack como un palito, un chizito,una papa frita?. ¡Ojo!. Su porcentaje en sal es elevado.

Es lamentable, ver a los niños del jardín de infantes y a los adolescentes-camino a la escuela-tomando su "desayuno" o "merienda" desde su paquetito de snack.
Familia, escuela, autoridades e industriales de la alimentación deben tomar un compromiso diario y saber decir : No a la sal.
Es necesario enseñar a la población a leer las etiquetas, conocer los reemplazos y difundir diariamente , por todos los medios el tema de la sal y sus problemas en la población.


Basado en datos del Ministerio de Salud de la Nación,
asociación civil vida y medio ambiente-ex ong VIDA-Concepción del Uruguay, Entre Ríos, Argentina